Déjame adivinar…. Los temas de legislación te traen de cabeza y no sabes cómo estudiarlos.   

Lo sé, algunos de mis alumnos me han confesado que la legislación es la parte más horrible del temario y que a menudo dan ganas de llorar. 

Hay gente que nunca llega a superar esta parte, pasa de puntillas por las leyes y aún así consiguen aprobar. Pero te aseguro que esta no es la mejor opción, yo no me fiaría, jugársela en algo tan importante no tiene sentido.  

Lo preguntaba el otro día por Instagram y las respuestas fueron implacables: 

“Jamás vais a cogerle cariño a las leyes” 

 

Lo acepto.  

De hecho, como la mayoría, yo empecé odiando estudiar leyes y sin saber qué era el ordenamiento jurídico y aunque ahora no me considero una experta, sí que he llegado a cogerles el gusto. 

También sé que muchos de vosotros seguramente os manejáis realmente bien y ya os sabéis las leyes de memoria. Pero si eres de los que necesitan un poco de ayudano te preocupes, es lo más normal.  

Hoy te traigo los 7 pasos que yo he utilizado para opositar, espero que te gusten y sobre todo que te resulten interesantes y prácticos. 

1. Descarga la ley completa

Aunque en principio no vayas a estudiar la ley completa, te aconsejo que consigas una versión entera y si es posible directa del Boletín Oficial o de las webs oficiales.  

Los resúmenes pueden resultar útiles pero hay puntos que un resumen no va a recoger, por ello es recomendable tener a mano la ley completa mientras durante el estudio por si te surge alguna duda. 

Si haces tus propios resúmenes y esquemas es mejor que no intentes reescribir la ley con tus propias palabras, familiarízate poco a poco con el lenguaje jurídico y utilízalo tanto como puedas. 

2. Lee la exposición de motivos o el preámbulo 

La exposición de motivos y el preámbulo son distintas partes que están al comienzo de las leyes y que explican los motivos de la misma, leer estas partes con atención ayuda a comprender mejor la ley 

Estas partes aclaran  y  recogen la trayectoria de la ley,  a veces forman un resumen completo del contenido y te adelantan lo que te vas a encontrar.   

 

3. Elabora una ficha con la estructura 

Después de leer la exposición de motivos o el preámbulo, el siguiente paso es elaborar una ficha con la estructura de la ley:  

  • Nombre de la ley con la fecha.  
  • Número de artículos 
  • Títulos, capítulos y disposiciones.
  • Artículos que contiene cada apartado. 

Yo soy una fan incondicional de las fichas de cartulina y creo que para estudiar las leyes vienen fenomenal.  

Puedes hacerlas con rotuladores de colores para que te resulten más vistosas. 

   

4. Divide y vencerás

A la hora de memorizar, es importante dividir la ley en sus títulos. De modo que cuando vayas a estudiar por ejemplo la Constitución, estudies cada día la ficha con la estructura (eso siempre) que debes manejar con soltura pero luego dividir el estudio por partes para memorizar mejor.  

La división de cada ley dependerá del tiempo que tengas hasta el examen. Planifica bien tu estudio para no llevarte sorpresas. 

 

5. Elabora una lista con todas las leyes que vayas viendo

Conforme avanza el temario, el número de leyes, estatutos, decretos, etc. va en aumento y es normal que las fechas y nombres comiencen a bailar.  

Coge un folio en blanco y elabora un listado con el nombre y la fecha de cada ley que te aparezca por el temario de manera que poco a poco construyas tu índice de leyes y las tengas en un solo vistazo 

Recuerdo que cuando yo estaba estudiando, el Estatuto Básico del Empleado Público no se había refundido y tenía que estudiarme la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. Siempre acababa confundiendo números y fechas con el Estatuto de Autonomía de Aragón, así que tenerlos en una lista me ayudaba mucho a clarificar.  

A modo de ejemplo mi listado de leyes hubiera comenzado así: 

  • Ley Orgánica 5/2007, de 20 de abril, de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón 
  • Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público. 
  • ….

6. Juega y diviértete memorizando

Cuando llevas unas horas estudiando, es bastante difícil entretenerse memorizando, aun así yo nunca pierdo la esperanza y siempre estoy tratando de no aburrirme  

Mi juego preferido para entrenar el nombre de las leyes consiste en hacer papeletas con las leyes y separarlas en dos partes: por un  lado el número con la fecha y por el otro el nombre.  

Introduce las papeletas en una bolsa o un bol y cuando estés cansada de estudiar saca una papeleta. El juego consiste en completar la ley (y no vale hacer trampas porque tú mismo será quien compruebes la respuesta, ¡no vale copiar!). 

Conforme aumenta el número de leyes que debes conocer, el número de papeletas es cada vez mayor y el juego se complica.  

Por ejemplo, imagina que ya tengo tu bombo con las papeletas y saco la siguiente: 

Ley 19/2013 de 9 de diciembre  

¿Adivinarías de que ley se trata?

7. Decora tu casa

Si mientras estás cocinando cada día, estás viendo la estructura de la Constitución Española, ¿calculas cuantos minutos verás esta información a lo largo de un mes? 

Es el mejor truco para cuando se te resista una ley importante: hacer carteles y colocarlos en un lugar que veas todos los días, en la puerta de tu taquilla, en tu armario, en un cajón… cada vez que vayas a ese lugar, podrás memorizar y repasar su contenido. 

Eso sí, te aconsejo no abusar, los apuntes de oposición no son una tendencia en el diseño de interiores (todavía). 

Ahora te toca a ti, es el momento de ponerte a estudiar de forma eficiente y sin desesperarte. Recuerda que no estás solo, muchos otros han conseguido conquistar las leyes, que no se te resistan, tú ahora también sabes cómo hacerlo. 

 

Úrsula.


¿Quieres recibir contenido exclusivo en tu correo?

 

Suscríbete y consigue GRATIS el Kit rápido del opositor

Una guía donde encontrarás los primeros pasos que debes seguir para aprobar una oposición. El Kit rápido del opositor te ayudará a estudiar una oposición con la confianza que da seguir un método que funciona.

 

Consentimiento

¡Te has suscrito correctamente! En unos minutos recibirás un correo con un enlace para descargarte el Kit rápido para el opositor. ¡Mucha suerte y nos vemos pronto!