Después de todo lo que estás haciendo para conseguir tu plaza, es normal que tengas cientos de dudas cuando pienses en el día del examen. Y como sé que la incertidumbre aumenta conforme se acerca la fecha señalada, he preparado este post para contarte todo aquello que debes saber para demostrarle al tribunal que has estudiado, que te lo mereces y que hay una plaza para ti.

 

Qué debes hacer el día antes del examen

Para mí el objetivo del día previo al examen está muy claro: SOBREVIVIR.

Aunque pueda parecer una locura, tienes que tener claro que en un día no vas a poder hacer grandes logros, simplemente intenta llevarlo lo mejor posible. El día antes del examen lo más importante es que no sucumbas a un ataque de pánico y no acabes ni tirándote por la ventana ni discutiendo con toda la familia. No quiero divorcios por oposición por favor, así que intenta que los nervios y el mal humor no se te apoderen.

 

Planifica el día

Es un día importante, así que trata de aprovecharlo bien. Escribe todo lo que quieres hacer, organiza las tareas y asígnales un horario POR ESCRITO. Lo pongo por mayúsculas porque sé que al principio cuesta, pero es muy importante escribirlo, al elaborar tu planning por escrito, aumentas tu compromiso y también evitas que se te olvide algo importante.

Dicho esto, no te recomiendo que el día de antes del examen desconectes del estudio, al contrario, a mí me gusta repasar. Evidentemente no se puede dar un repaso a todo el temario porque el volumen suele hacerlo imposible, pero si eres como yo y te haces resúmenes o esquemas de cada uno de los temas, puedes echarles un vistazo.

 

Prepara todo lo que necesitas

Asegúrate que tienes el DNI localizado.

Organízate los bolígrafos y todo el material que vayas a llevarte al examen. A mí me gusta llevarme al examen el estuche que me ha acompañado durante las horas de estudio y por tanto se merece el honor de venir. Normalmente decido con antelación el bolígrafo que voy a utilizar y me aseguro de que esté en condiciones, aún así, me llevo otro de repuesto, sobre todo si el examen es de desarrollo.

Prepara la ropa que vas a ponerte al día siguiente. Grandes personajes de la historia como Obama, Steve Jobs o Zuckerberg han reconocido que siempre visten igual porque tienen cosas más importantes en qué pensar. Aunque pueda parecer una tontería, elegir tu ropa el día de antes evita que el día del examen te desgastes tomando decisiones como ésta.

En cuanto a la ropa, elige ropa cómoda y adecuada para la ocasión, que será más o menos formal de acuerdo a tu estilo personal, al carácter del examen y a la climatología.

 

Kit del aprobado

Si has leído Hay una plaza para ti ya sabes de lo que hablo, se trata de un kit compuesto por un botellín de agua, unos caramelos (de cereza (pikotas) y una chocolatina (preferiblemente Kinder bueno). Si quieres una opción más saludable puedes sustituir la chocolatina por un plátano y las pikotas por frutos secos, pero la verdad, a mí el Kinder bueno me encanta y aprovecho que es una ocasión especial para darme un capricho. Después de todo, un día es un día y la oposición lo merece (o lo merece la oposición).

 

Y llegó el día del examen, el día E.

Pon el despertador con suficiente antelación y levántate de la cama con un pensamiento claro: hace un día de aprobar. Si hace sol está claro: es el día de aprobar. Si está lloviendo también está claro: hace día de aprobar. Si hace frío estás de suerte: hace día de aprobar, ¡convéncete por dios!

El día E es un día de fiesta y tienes que disfrutarlo como tal.

Te mereces un desayuno de campeones; ten cuidado con beber demasiados zumos o con el té que es diurético y puede aumentar tus ganas de ir al baño en medio del examen.

Si el examen es por la tarde, es mejor que evites las comidas pesadas, pero no vayas con hambre al examen. Una de mis comidas favoritas para el día E es la pasta, se me hace la boca agua pensando en el enorme plato de pasta que solía comer el día del examen.

Dúchate, ponte la ropa que te preparaste el día anterior y siéntete bien, tienes que ir a por tu aprobado.

Asegúrate de llegar a tiempo al lugar del examen. Si no conoces el sitio es mejor que tengas varias opciones pensadas: autobús, metro, tranvía, taxi… si vas a coger el coche, comprueba que hay parking para dejarlo. Ten preparados los planes B y C.

 

El momento del examen

Has estudiado y ahora solo tienes que demostrarlo. ¿Recuerdas a algún profesor del instituto que sabía mucho de la matera que impartía pero no sabía enseñarla o transmitir sus conocimientos? Pues eso es lo que debes evitar. No te pongas nervioso, confía en ti y demuestra todo lo que sabes.

  

Pensamientos positivos

Si en algún momento del examen una voz de tu interior comienza a predecir un cataclismo, hazla callar y evita que te convenza. Si no te sabes varias preguntas, ya volverás a ellas más adelante, no te vengas abajo a la primera, recuerda pensar que has estudiado y vas preparado al ejercicio.

 

La experiencia es un grado 

Apúntate a todas las oposiciones y haz todos los exámenes que puedas. Aunque no sean la tuya, te ayudarán a conocerte mejor y saber como reaccionas ante la presión entre otras cosas.

Lee bien lo que te preguntan

Sí, lo sé, es obvio, pero con los nervios hay gente que se inventa las preguntas y no quiero que seas una de esas personas. Respira hondo y lee bien, piensa en lo que te están preguntando y concéntrate.  Evita distraerte, es normal que a mitad del examen comiences a sentir el desgaste, si te notas cansado bebe un poco de agua o tomate un caramelo y continúa tu ejercicio.

Relativiza 

Sé que el examen es muy importante, claro que lo es, pero no te va la vida en ello, así que es mejor que intentes relativizar en la medida de lo posible. Seguro que te sale mejor con un poco menos de presión.

Y por último, relájate y disfruta. Sé que suena raro, pero intenta disfrutarlo. ¿Qué le dirías a tu yo del pasado si pudieras volver al día del examen de conducir? Pues eso, relájate y disfruta, que lo vas a hacer bien. Se trata de demostrar lo que sabes y hacer el mejor papel posible.

Gracias por haber llegado hasta aquí, si tienes algún truco para afrontar el día del examen puedes escribirlo en Comentarios.

Si te ha gustado el post de esta semana, compártelo con tus amigos estudiantes.

 

¡Nos vemos por las redes!

 

Úrsula.

 

¿Quieres recibir contenido exclusivo en tu correo?

 

Suscríbete y consigue GRATIS el Kit rápido del opositor

Una guía donde encontrarás los primeros pasos que debes seguir para aprobar una oposición. El Kit rápido del opositor te ayudará a estudiar una oposición con la confianza que da seguir un método que funciona.

 

Consentimiento

¡Te has suscrito correctamente! En unos minutos recibirás un correo con un enlace para descargarte el Kit rápido para el opositor. ¡Mucha suerte y nos vemos pronto!